Turismo y Transporte
Turkish Airlines: Sorpresa por la boca

Turkish Airlines: Sorpresa por la boca

A pesar de que el sector del transporte aéreo por lo general genera más sorpresas negativas que positivas en los últimos años algunas compañías sí se esfuerzan en sorprender positivamente a sus usuarios.

Si hubiera recopilado las experiencias en compañías áreas en estos últimos 20 años podría haber reunido un buen número de artículos, casi todos ellos negativos, o muy negativos, la verdad.

El sector aéreo en general no se ha destacado precisamente por sus altas prestaciones en calidad de servicio y menos aún por la orientación al cliente, primero porque hasta no muchos años tenía cierto componente monopolístico y segundo porque recientemente, con la irrupción de las compañías low cost, el servicio se ha visto deteriorado excusado por la puesta a disposición de unas tarifas más bajas. Por desgracia esta bajada de calidad no solo ha afectado a las propias low cost sino también a las compañías tradicionales que han trasladado algunas de estas prácticas de aminoramiento de servicio a sus clientes.

El caso es que desde una experiencia positiva hace unos años con la compañía chilena LAN no había tenido la oportunidad de que me llamara la atención ninguna otra experiencia. Más bien, como digo, ha sido habitual la reiteración de experiencias negativas y me temo que en el futuro nos tocará escribir bastante sobre este sector.

El otro día en un vuelo a Estambul me sorprendió gratamente el servicio de restauración a bordo de la compañía “Turkish Airlines”.

Antes de servir la comida entregan al pasajero una carta en el sugerente encabezado “who is in the kitchen today?”. Una vez abierta se nos describen las opciones de menú y se desea un “bone appetit” del menú con especialidades turcas preparado para la ocasión.

Es una sorpresa, algo no esperado, muy lejano al mecanizado y despersonalizado reparto de bandejas al que estamos habituados.

La comida, a diferencia de lo insulsas que suelen resultar estos menús de avión,  y de la poca personalidad  de los mismos, se compuso en este caso dos sabrosos platos turcos. Una amplia opción de bebidas (incluyendo vino, cerveza y licores) acompaña el servicio. Y muy destacable la opción de tomar un zumo de naranja natural!.

En definitiva, una sorpresa agradable, al poder disfrutar de un menú más esmerado del estándar que se ha establecido en la industria.

Comparte esta entrada

Deja un comentario

Newsletter

Suscríbete para estar al día y recibir los últimos post publicados y las empresas recomendadas

* Este campo es obligatorio

Newsletter

Suscríbete para recibir los últimos posts publicados y empresas recomendadas:

Twitter

Facebook

Google Plus

NEWSLETTER

×